CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | El gobernador de Georgia muestra que no le importan los negros

Por Dorothy A. Brown

Nota del editor: Dorothy A. Brown es profesora de derecho en la Universidad Emory. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. Ver más artículos de opinión sobre cnne.com/opinion.

(CNN) — A principios de este mes, la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, anunció en Twitter que ella y los miembros de su familia habían dado positivo por covid-19. También, como sucede, ha tratado repetidamente de promulgar un requisito de mascarilla para proteger a los residentes de su ciudad. No puede porque el gobernador republicano de Georgia, Brian Kemp, la ha frustrado en todo momento.

Bottoms, una demócrata, lo intentó nuevamente la semana pasada cuando firmó un decreto que requería que se usaran mascarillas en público, solo para que Kemp rechazara eso nuevamente ayer. Firmó una orden que dice que ciudades como Atlanta no pueden exigir que se usen mascarillas. ¿Por qué? Lo llamó un «puente demasiado lejos», lo que sea que eso signifique, y dice que el mandato no se puede hacer cumplir, aunque ha alentado a las personas a usar una mascarilla y usarla él mismo. («No necesitamos un mandato para que las personas hagan lo correcto», dijo Kemp a principios de este mes).

El jueves, Kemp presentó una demanda contra la alcaldesa Bottoms para que el Tribunal Superior del Condado de Fulton declarase que no puede imponer su requisito de mascarilla.

Kemp debería escuchar a las mujeres y los hombres negros, y en este caso particular a la mujer negra víctima de covid-19 que resulta ser la alcaldesa de Atlanta.

Si bien todos enfrentamos riesgos con covid-19, el riesgo que enfrentan los negros es aún mayor.

Según la Oficina del Censo de EE.UU., Atlanta es casi un 52% negra y un 40% blanca. Un estudio realizado esta primavera boreal por un equipo de epidemiólogos y clínicos en 4 universidades mostró que los negros podrían estar muriendo de coronavirus a una tasa más alta que cualquier otro grupo racial o étnico.

Si bien los negros representan el 13% de los estadounidenses, los condados con mayores poblaciones negras representan más de la mitad de todos los casos de covid-19 y casi el 60% de las muertes, encontró el estudio. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., los negros en Atlanta tienen más probabilidades de ser hospitalizados como resultado de covid-19 que los estadounidenses blancos.

¿Por qué? Una razón es que ser negro en Estados Unidos significa que tienes que navegar por el racismo sistémico donde sea que estés, y esto tiene un costo, incluso en salud.

El juez principal Roger Gregory de la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito describió este racismo en una opinión este miércoles (un caso de «captura sin sospecha» de un hombre negro en Virginia, no relacionado con covid-19, pero apto para esta discusión). Vivimos en una sociedad, dijo, «donde algunos se consideran peligrosos incluso cuando están en sus salas de estar comiendo helado, durmiendo en sus camas, jugando en el parque, de pie en el púlpito de su iglesia, observando aves, haciendo ejercicio en público, o caminando a casa de un viaje a la tienda para comprar una bolsa de bolos».

Esta realidad para las personas negras en Estados Unidos conduce a la hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares y una variedad de afecciones subyacentes que las hacen más susceptibles a covid-19.

Y la investigación muestra, de acuerdo con uno de los muchos estudios sobre el tema, «que las disparidades raciales en la salud tienden a ser más pronunciadas en los extremos superiores del espectro socioeconómico. A pesar de tener acceso a recursos sociales y económicos superiores al promedio…».

El racismo siempre encuentra un camino.

El presidente Donald Trump respaldó a Kemp en las primarias republicanas para gobernador.

Kemp, como Secretario de Estado, despojó de sus derechos a decenas de miles de votantes negros. Como informó CNN en diciembre pasado, en octubre de 2018 el «entonces secretario de Estado Brian Kemp – luego candidato republicano para gobernador de Georgia- impuso una política de «coincidencia exacta». Según la política, ante la discrepancia más leve, como un error tipográfico o falta de una letra, entre el registro de un votante y su licencia de conducir, se marcaba el Seguro Social o la tarjeta de identificación del estado, lo que llevó a la suspensión de más de 53.000 solicitudes de votantes. La mayoría, 7 de cada 10, pertenecían a negros».

Por esta razón, muchos han cuestionado la legitimidad de su «victoria» sobre Stacey Abrams, una mujer negra, en la carrera gobernativa de 2018.

De hecho, hay mucho que cuestionar sobre su preocupación por los ciudadanos negros y morenos de su estado, que ha visto más de 100.000 casos reportados. Como Abrams expuso en MSNBC esta semana: «Más de 3.000 georgianos han muerto, desproporcionadamente georgianos negros y morenos. Y él sigue tocando el violín mientras Roma arde».

El gobernador Kemp ha sido tan imprudente en no enfocarse en la crisis del coronavirus que incluso el presidente Trump lo criticó en abril por abrir el estado demasiado pronto. Y ahora los casos de Georgia están aumentando. El 1 de julio se produjo un aumento récord. El registro más alto incluye a los adultos jóvenes.

¿Cómo sabes que estás en el lado equivocado de covid-19? Cuando ni siquiera este presidente respaldaría tus decisiones.

Resulta tonto y malvado hacer una combinación asesina.