CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Un convento perdió a 13 religiosas por covid-19. 12 de ellas murieron en un mes

Por Amanda Jackson, Brian Ries, Sharif Paget

(CNN) — El coronavirus se propagó tan rápidamente a través de un convento en Michigan que cobró la vida de 12 hermanas en un mes, comenzando el Viernes Santo.

Todas eran miembros del convento de las Hermanas Felicias en Livonia, en las afueras de Detroit, con edades comprendidas entre los 69 y los 99 años, según le confirmó a CNN la directora ejecutiva para el avance de la misión, Suzanne English, este martes. Una hermana número 13 inicialmente sobrevivió al virus, pero falleció de sus efectos en junio.

Las hermanas eran miembros del convento desde hace mucho tiempo y dejan un legado de servicio, según sus obituarios proporcionados por el English. Todas sirvieron a otros a través de diferentes roles, desde enseñar hasta ayudar a niños en riesgo, tocar música y publicar un libro de 586 páginas sobre la historia del convento.

MIRA: Covid-19 en Texas: el estado enfrenta un «tsunami» de pacientes y hospitales abrumados

Una hermana ganó un concurso comercial de escritura de guiones para Campbell’s Soup con su clase de segundo grado. Otra fue asignada al Generalato Feliciano en Roma dos veces y trabajó como secretaria en la sección inglesa de la Secretaría de Estado del Vaticano.

«Lamentamos la muerte de cada una de nuestras hermanas que ha fallecido durante el tiempo de la pandemia en toda la provincia, y apreciamos enormemente a todos los que nos sostienen en oración y nos apoyan de varias maneras», dijo la hermana Mary Christopher Moore, ministra provincial de la Provincia de Nuestra Señora de la Esperanza.

Todas las mujeres vivían y trabajaban en el campus de 145 ​​hectáreas que alguna vez fue el hogar de 800 hermanas, según el Global Sisters Report, un editor de noticias católico independiente y sin fines de lucro. Ahora, solo alrededor de 50 residen allí, según English.

English dijo que el convento de Livonia es uno de los 60 conventos en Estados Unidos y Canadá, además de una misión en Haití, donde residen las 469 hermanas Felicianas de América del Norte.

El Informe Global de Hermanas dice que la muerte de las 13 hermanas en Livonia puede ser la peor pérdida de vidas para una comunidad de mujeres religiosas en Estados Unidos desde la pandemia de gripe de 1918.

Al comienzo de la pandemia en marzo, el convento, al igual que otras residencias de vivienda a largo plazo, implementó una regla de no visitantes y estableció restricciones en las actividades grupales para ayudar a frenar la propagación del virus, según Global Sisters Report.

‘De alguna manera destrozó un poco nuestra vida de fe’

Pero el virus se propagó por el convento y el Viernes Santo, 10 de abril, se produjo la primera muerte: la hermana Mary Luiza Wawrzyniak, de 99 años.

Su muerte fue seguida por la hermana Celine Marie Lesinski, de 92 años, y la hermana Mary Estelle Printz, de 95 años, ambas fallecidas el domingo de Pascua, 12 de abril.

Para el 10 de mayo, murieron un total de 12 hermanas, según English. Incluyendo la hermana Thomas Marie Wadowski, 73, la hermana Mary Patricia Pyszynski, 93, l hermana Mary Clarence (Adeline) Borkoski, 83, la hermana Rose Mary Wolak, 86, la hermana Mary Janice (Margaret) Zolkowski, 86, la hermana Mary Alice Ann (Fernanda) Gradowski, 73, la hermana Victoria Marie Indyk, 69, la hermana Mary Martinez (Virginia) Rozek, 87, y la hermana Mary Madeleine (Frances) Dolan, 82.
El convento lidió con la forma en que pudieron cuidarse mutuamente y solo 10 personas pudieron asistir a cada funeral, según Global Sisters Report.

«La fe que compartimos con las hermanas mientras mueren, las oraciones que compartimos con las hermanas mientras mueren: nos perdimos todo eso. De alguna manera destrozó un poco nuestra vida de fe», dijo la hermana Joyce Marie Van de Vyver a la publicación.

A finales de junio, el convento perdió a la Hermana Mary Danatha (Lottie) Suchyta, de 98 años, por el covid. En total, al menos 30 hermanas en Livonia se infectaron con el virus y 17 se recuperaron, dijo English, citando a la Hermana Noel Marie Gabriel, directora de servicios de salud clínica para la Provincia de Nuestra Señora de la Esperanza.

«Algunas de nuestras hermanas que han tenido covid-19 están luchando por recuperarse de una variedad de efectos, que incluyen debilidad continua, problemas respiratorios y más», se lee en un comunicado publicado por Felician Sisters a principios de julio.

En Estados Unidos, casi 142.000 han muerto por el coronavirus, según el recuento de casos de la Universidad Johns Hopkins el martes. Más de 3,89 millones de personas han sido infectadas con el virus en Estados Unidos.

El convento de Livonia no es la única orden religiosa que ha visto los efectos devastadores del virus. La hermana Mary Ramona (Florencia) Borkowski, de 93 años, murió de covid el 18 de abril en un convento ubicado en Lodi, Nueva Jersey. En 1971, Borkowski fundó y se convirtió en directora de la Escuela Felician para Niños Excepcionales en Lodi, un cargo que ocupó hasta 2018, según su obituario.

Entre abril y mayo, seis hermanas de diferentes órdenes religiosas que vivían en el convento de Nuestra Señora de los Ángeles en Greenfield, Wisconsin, murieron a causa de covid-19.