CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Huracanes

Clima

El huracán Douglas, la tormenta más fuerte del planeta, se mueve hacia Hawai

Por Judson Jones, Derek Van Dam, Virginia Langmaid

(CNN) — El huracán Douglas es la tormenta más fuerte del planeta en este momento y se acerca a Hawai. La tormenta es un huracán de categoría 3, con vientos peligrosos de 193 hm/h que se extienden a 40 km del centro de la tormenta, según el Centro de Huracanes del Pacífico Central. Un huracán importante es cualquier tormenta clasificada en la categoría 3 (vientos de 178 km/h a 207 km/h) o más fuerte.

«Las islas hawaianas deberían monitorear el progreso de Douglas», dice el Centro Nacional de Huracanes (NHC). «Hay una probabilidad creciente de que vientos fuertes, olas peligrosas y fuertes lluvias puedan afectar partes del estado a partir del sábado por la noche o el domingo».

Se pronostica que los vientos con fuerza de tormenta tropical llegarán a la Isla Grande tan pronto como el sábado a la hora local.

La tormenta se encuentra a 1.449 km al este-sureste de Hilo, Hawai, y se mueve hacia el oeste-noroeste directamente hacia la cadena de islas. La buena noticia es que se pronostica que este gran huracán comenzará a debilitarse hoy, ya que interactúa con agua más fría y aire más seco.

Se espera que Douglas sea un huracán de categoría 1 (vientos de 119 a 152 km/h) a medida que se acerca a las islas este fin de semana.

Es probable que se debilite aún más a medida que se acerca a Hawai y pasará rápidamente a una tormenta tropical a medida que avanza por el estado.

Algunos modelos de pronóstico llevan la tormenta directamente sobre la Isla Grande, algunos ponen el recorrido entre las islas y otros ubican la tormenta al norte de la cadena de islas.

Es importante no enfocarse en el centro de la trayectoria del pronóstico, pero saber que la tormenta podría golpear en cualquier lugar dentro del cono de pronóstico emitido por el NHC.

«Es bastante común que los huracanes se dirijan hacia Hawai, pero generalmente se disipan o al menos se debilitan considerablemente antes de impactar las islas», dijo Phil Klotzbach, científico investigador de la Universidad Estatal de Colorado. «Por ejemplo, tanto Lane como Olivia impactaron en Hawai en 2018. Además, en 2016, tanto Lester como Madeline amenazaron a Hawai».

Aunque los efectos de un huracán en Hawai pueden ser graves, es raro que los huracanes importantes lleguen a las costas de la cadena de islas. Por un lado, las islas hawaianas son una pequeña parcela de tierra entre la cuenca oceánica más grande del mundo, lo que hace que la probabilidad estadística de un impacto directo sea muy baja.

Hawái cubre 16.635 kilómetros cuadrados de tierra divididas entre seis islas principales, lo que hace que la posibilidad de un golpe directo sea aún menos probable. Florida, en comparación, es un objetivo significativamente más fácil para los huracanes, ya que cubre más de 129.500 kilómetros cuadrados.

Comienzo lento de la temporada de huracanes en el Pacífico Oriental

En una temporada que ha visto la formación temprana de tormentas en el Atlántico, el Pacífico oriental ha sido más lento para el desarrollo de tormentas que en años anteriores.

«Durante el período de registros confiables, esta es la cuarta fecha más reciente en la que se formó el primer huracán de la temporada», según el NHC.

Una temporada lenta de huracanes en el Pacífico, especialmente cuando se combina con una temporada activa de huracanes en el Atlántico, es una señal de un evento de La Niña, que los meteorólogos han pronosticado que podría ocurrir este año.

Bajo La Niña, las corrientes de viento de convección global producen aire que se hunde sobre el Pacífico oriental y aire ascendente sobre el Atlántico occidental. Los patrones de aire que se hunden aumentan la cizalladura del viento, un cambio repentino en la dirección del viento, la velocidad o ambos, lo que puede destrozar los huracanes antes de que tengan la oportunidad de crecer. El aire ascendente crea un ambiente favorable para el desarrollo de tormentas tropicales, razón por la cual todos los ojos están puestos en el Atlántico esta temporada.