CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mujer

OPINIÓN | La brillante defensa de Alexandria Ocasio Cortez de las mujeres que buscan el poder

Por Kara Alaimo

Nota del editor: Kara Alaimo, profesora asociada de Relaciones Públicas en la Universidad de Hofstra, es autora de «Pitch, Tweet, o Engage on the Street: How to Practice Global Public Relations and Strategic Communication». Fue portavoz de Asuntos Internacionales en el Departamento del Tesoro durante la administración de Obama. Síguela en Twitter @karaalaimo. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. Ver más opinión en CNNe.com/opinión

(CNN) — El lunes, el representante republicano Ted Yoho de la Florida enfrentó a la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York en los escalones del Capitolio con un ataque personal agresivo y descaradamente misógino. Yoho se acercó a Ocasio-Cortez por su posición acerca de que la pobreza y el desempleo contribuyeron al aumento de la delincuencia en Nueva York, y durante una breve discusión dijo que era «asquerosa», según un periodista de The Hill que escuchó el intercambio. Ocasio-Cortez respondió que estaba siendo grosero, y Yoho se alejó, diciendo “p*** perra”. mientras bajaba los escalones, según el reportero de Hill, Mike Lillis.

Dos días después, Yoho se paró en la Cámara y se disculpó por la «forma abrupta de la conversación que tuve con mi colega de Nueva York». Negó usar los improperios. «Habiendo estado casado por 45 años y con 2 hijas, soy muy consciente de mi idioma. Las palabras ofensivas que me atribuye la prensa nunca fueron dichas a mis colegas y si fueron interpretadas de esa manera, me disculpo por su malentendido «, dijo Yoho. Bob Cusack, editor en jefe de The Hill, apoyó los informes y dijo: «Nuestra historia fue y sigue siendo 100 por ciento precisa».

Si bien Yoho dijo que era «un apasionado de los afectados por la pobreza», muchas mujeres, y bastantes hombres, saben que esta confrontación no era realmente una diferencia política en absoluto. Primero, es importante tener en cuenta que Ocasio-Cortez tiene razón: el vínculo entre crimen y pobreza ha sido bien documentado. (Ocasio-Cortez ha dicho que fue clara en el ayuntamiento virtual a principios de este mes en el que originalmente trazó la conexión de que se refería a delitos menores, no violentos).

Segundo, nuestro sistema político fue diseñado específicamente para fomentar la representación de diferentes puntos de vista políticos en el Congreso, por lo que sigue siendo inusual ver a un miembro del Congreso denigrarse a sí mismo y a la institución atacando verbalmente a otro miembro de esta manera. Ocasio-Cortez dijo que nunca le había sucedido antes y tuiteó: «Lo creas o no, por lo general me llevo bien con mis colegas republicanos. Sabemos cómo revisar nuestro combate legislativo en la puerta de la comisión».

Los representantes demócratas Rubén Gallego de Arizona y Dean Phillips de Minnesota destacaron el sexismo en juego aquí, tuiteando que previamente habían expresado los mismos puntos de vista sobre la pobreza y el crimen sin ser abordados de la misma manera que Ocasio-Cortez. Supuestamente, al usar la palabra «p**a» en su sorprendente violación del decoro, Yoho sugirió que de lo que realmente se quejaba era de que una mujer se atrevía a ejercer el poder político.

Sabemos esto debido a que su elección de esa palabra (supuestamente) a menudo se usa para denigrar a las mujeres por ser (a los ojos de la persona que maneja el término) maliciosa, desagradable o egoísta. Estas también son las características utilizadas para describir a las mujeres que se atreven a buscar el poder, como escribe Kate Manne en «Down Girl: The Logic of Misogyny«. Manne dice que cuando las mujeres compiten por puestos típicamente ocupados por hombres, tienden a ser retratadas como «moralmente sospechosas». Es por eso que, según Manne, «la aversión y la hostilidad son reacciones relativamente predecibles para las mujeres políticas que aspiran a ocupar el cargo más alto».

El martes, Ocasio-Cortez respondió a la confrontación tuiteando: «Oye, p**a haz las cosas». Al reclamar la palabra y usarla para referirse a mujeres poderosas en un guiño a un famoso boceto de Tina Fey en Saturday Night Live, Ocasio-Cortez jugó con el intento de Yoho de usar el término para castigarla por ejercer el poder político como mujer, y brillantemente, se negó a dejarlo hacerlo.

El jueves, un día después de la “no disculpa” cobarde de Yoho, Ocasio-Cortez se dirigió al piso de la Cámara para dirigirse a sus colegas congresistas y desvió la conversación del ataque personal hacia la cultura más amplia de misoginia que las mujeres enfrentan en este país. Ella respondió a Yoho mientras incluía a todos, desde el presidente Donald Trump a los hombres en el metro, por defender una cultura de «impunidad, de aceptar la violencia y el lenguaje violento contra las mujeres, y toda una estructura de poder que lo respalde».

Ella también tiró abajo los dichos de Yoho acerca de que es un hombre de familia con una esposa y 2 hijas al darle la vuelta a esa defensa desgastada. «Soy 2 años menor que la hija menor del señor Yoho. También soy la hija de alguien. Afortunadamente, mi padre no está vivo para ver cómo el señor Yoho trataba a su hija».

Ella continuó diciendo: «Cuando le haces eso a cualquier mujer, lo que hizo el Sr. Yoho fue dar permiso a otros hombres para que le hicieran eso a sus hijas. Al usar ese lenguaje, frente a la prensa, él dio permiso a usar ese lenguaje contra su esposa, sus hijas, las mujeres de su comunidad, y yo estoy aquí para levantarme y decir que eso no es aceptable «.

Aquí hay algo más que los estadounidenses no deberían aceptar: fingir que esto no sucedió. El representante Roger Williams (Texas) estuvo caminando con Yoho durante todo el intercambio relatado por Lillis. Sin embargo, cuando se le preguntó al respecto, Williams afirmó que estaba distraído. «En realidad estaba pensando, mientras bajaba las escaleras, en algunos problemas que tengo que resolver en mi distrito. No sé cuál era su tema», dijo. No se puede confiar en que un hombre que no nota que una mujer es atacada pública y personalmente mientras simplemente intenta hacer su trabajo cuando sucede frente a sus ojos pueda velar por los intereses de las mujeres en general, y por lo tanto no tiene lugar para quedarse en una oficina pública.

Casualmente, en medio de una pandemia, elecciones presidenciales y una crisis económica inminente, el presentador de Fox News Tucker Carlson decidió que era un buen uso de su tiempo aire esta semana para informar sobre falsas acusaciones de que la reportera de Al Jazeera Kimberly Halkett llamó a la secretaria de Prensa de la Casa Blanca Kayleigh McEnany «p**a mentirosa» cuando en realidad dijo: «Está bien, no quieres involucrarte», un comentario respaldado tanto por la grabación de audio como por la transcripción oficial de la Casa Blanca.

Es interesante que este rumor sin fundamento difundido por los usuarios de Twitter fue recogido por Carlson, que estaba dispuesto a denunciar el uso de una frase despectiva contra una mujer, cuando era una mujer a la derecha. Carlson, no lo olvidemos, ha llamado a las mujeres «extremadamente primitivas» y ha calificado a varias celebridades femeninas, en varias ocasiones «p**as blancas», «c *** y», feas y cerdas. (Carlson se negó a disculparse por sus comentarios cuando reaparecieron el año pasado y simplemente descartó la controversia llamando a sus propios comentarios «traviesos»).

Al atacar a Ocasio-Cortez, Yoho no tenía hechos de su lado. No manejaba argumentos o estudios de política. Por el contrario, le lanzó insultos personales de una manera inusual e impropia de un miembro del Congreso. Su uso informado de la palabra «p**a» solo puede describirse, como Yoho podría decir, como asqueroso. Pero al negarse a aceptar el insulto y la disculpa poco entusiasta de Yoho, Ocasio-Cortez emitió una defensa muy necesaria no solo de sí misma, sino de todas las mujeres que buscan el poder.