CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empleo

Republicanos incluirán cheques de US$ 1.200 y ayuda federal de desempleo más pequeña en una nueva propuesta de estímulo

Por Sarah Westwood, Caroline Kelly, Nicky Robertson

(CNN) — Funcionarios de la Casa Blanca y republicanos del Senado finalizaron un proyecto de ley que ofrecería cheques de $ US 1.200 a muchos estadounidenses y que no renovaría la mejora total del seguro de desempleo, como parte de una propuesta para el próximo proyecto de ley de estímulo que se dará a conocer el lunes, informaron el domingo varios altos funcionarios de administración.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, le dijo a Jake Tapper de CNN en el programa «State of the Union» que los cheques de US$ 1.200 a los estadounidenses será parte del nuevo paquete de recuperación, además de los bonos de reempleo, bonos de retención y créditos fiscales para pequeñas empresas y restaurantes.

Kudlow también comentó que la propuesta republicana alargará la moratoria federal de desalojo que caduca. El impulso semanal de US$ 600 a los beneficios de desempleo en el que muchos estadounidenses han confiado también expira esta semana.

Las nuevas disposiciones están programadas para ser reveladas el lunes, con la esperanza de reemplazar los beneficios que los funcionarios caracterizaron como incentivos potenciales para que los receptores no regresen al trabajo. «Queremos avanzar rápidamente, el proyecto de ley se presentará el lunes, estamos preparados para actuar rápidamente», afirmó el secretario del Tesoro Steve Mnuchin en «Fox News Sunday».

Kudlow le dijo a Tapper que «hemos tenido una avalancha de consultas y llamadas telefónicas y quejas de que las pequeñas tiendas, negocios y restaurantes no pueden contratar personas».

Republicanos y Trump, divididos por nuevo paquete de estímulo 1:13

«Fueron demasiado lejos», continuó. «Tal vez en marzo pasado fue necesario para eso, pero realmente las consecuencias de que la gente no regrese al trabajo … queremos pagarle a la gente para que vuelva a trabajar».

La mejora fue diseñada para mantener a las personas despedidas en el hogar en lugar de buscar trabajo durante las restricciones impulsadas por la pandemia y ayudar a millones a pagar el alquiler, comprar alimentos y cubrir otras facturas. Pero también ha mantenido a algunos trabajadores al margen, creando dolores de cabeza para los empleadores que intentan volver a funcionar, incluso cuando las nuevas oleadas de coronavirus complican la reapertura de los estados.

Los legisladores en Capitol Hill se han dividido sobre si extender el impulso federal, y los demócratas dicen que debería extenderse hasta el próximo año porque la economía aún es débil y los desempleados aseguran que tienen problemas para encontrar puestos, y de igual forma con el cuidado de niños.

Sin embargo, a los republicanos les preocupa que pagos tan generosos puedan disuadir a las personas de volver a sus trabajos, lo que retrasaría la recuperación económica.

E incluso mientras los republicanos se preparan para lanzar su proyecto de ley de estímulo de coronavirus, el senador republicano Lindsey Graham tenía una dura predicción para una próxima votación sobre dicha legislación.

«La mitad de los republicanos votará no a cualquier paquete de la Fase 4, eso es un hecho», dijo Graham en una entrevista en «Sunday Morning Futures» de Fox News, aunque señaló: «Creo que nos reuniremos antes de agosto 5 para hacer esto».

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo en «This Week» de ABC que «los beneficios originales no «estarán en el nuevo proyecto de ley”, y agregó que «los beneficios de desempleo originales en realidad pagaron a las personas por quedarse en casa».

Meadows dijo que la propuesta implicará ofrecer mayores beneficios de desempleo que reemplazarían los salarios de un trabajador despedido hasta en un 70%, aunque reconoció los desafíos que enfrentarán algunos estados para administrar un beneficio tan complicado. Dijo que ha trabajado con Mnuchin y el Secretario de Trabajo, Eugene Scalia, para garantizar que las «computadoras anticuadas» en algunas oficinas estatales de beneficios no impidan que las personas reciban sus beneficios.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se dirigió el domingo a los posibles cambios de beneficios de los republicanos y dijo en «Face the Nation» de CBS que preferiría que los beneficios de desempleo mejorados se paguen a una tarifa plana, no como una parte del salario perdido de un trabajador como los republicanos se preparan para proponer.

«Permítanme decir: la razón por la que tuvimos US$ 600 fue su simplicidad», dijo Pelosi, señalando que calcular el 70% de las ganancias perdidas de alguien sería difícil para los administradores. «¿Por qué no lo hacemos simple? Los beneficios de desempleo y la mejora … es tan esencial en este momento».

Pelosi se negó a decir si los demócratas estarían dispuestos a aceptar una mejora del seguro de desempleo que sea inferior a US$ 600.

«Hemos estado ansiosos por negociar durante dos meses y 10 días», dijo Pelosi, criticando a los republicanos por tomarse tanto tiempo para proponer otro paquete de estímulo.

«No podemos ir a casa sin él, pero es muy triste que las personas tengan esta incertidumbre en sus vidas», expresó.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, dijo el domingo que los demócratas están en contra del plan de los funcionarios republicanos de limitar los beneficios de desempleo y que la división interna sigue entre los republicanos sobre el tema.

Si acaban los subsidios en EE.UU., ¿habrá otro paquete de estímulo? 1:20

«Estamos por extenderlo (…) no deberíamos dar un recorte salarial del 30% a aquellos que perdieron sus empleos sin culpa propia», dijo Schumer en una conferencia de prensa. «El seguro de desempleo ha mantenido a millones fuera de la pobreza, evitó que la recesión se convirtiera en una depresión, tenemos que extenderla».

Acusó a los republicanos de «vacilantes, haciendo girar los pulgares», diciendo que «los demócratas aprobamos un proyecto de ley hace dos meses y, sin embargo, no tenemos nada de nuestros colegas republicanos. El presidente (Donald) Trump está en un lugar, algunos republicanos del Senado están en otro, y algunos republicanos del Senado están en un tercero».

Los funcionarios de la administración rechazaron el recorte de impuestos sobre la nómina que Trump ha exigido repetidamente después de no obtener el apoyo de suficientes republicanos del Senado y después de reconocer que no era un comienzo para los demócratas.

«Hubiera preferido un recorte de impuestos sobre la nómina en lugar de ese cheque, pero sea como sea, políticamente no funciona, pero el cheque está ahí», dijo Kudlow en «State of the Union».

Cuando se le preguntó si el cambio en los beneficios podría perjudicar a la economía al poner en peligro a quienes enfrentan facturas y desalojos, Kudlow dijo que la combinación de beneficios de desempleo con un tope del 70% de los salarios, bonos de reempleo y bonos de retención de impuestos «va a compensar con creces cualquiera de esos».

«El truco aquí es volver al trabajo», agregó.

Tami Luhby de CNN contribuyó a este informe.