CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

De León, el argentino que desarrolla los trajes espaciales para la NASA

Por CNN Radio Argentina, Guillermo Panizza

(CNN Radio Argentina)– ¿Hay alguien capaz de calcular el precio de los trajes de astronauta? Sí, hay. Por si fuera poco, los desarrolla y es argentino. Trabaja para la NASA, la agencia de investigación aeroespacial estadounidense. Y divulga una cifra que asombra: cuestan unos 22 millones de dólares por unidad. Sobre este y muchos otros datos de su oficio, Pablo de León conversó con Guillermo Panizza y su equipo durante la emisión del programa Aire de mañana.

De León se define como un «apasionado» por todo lo relacionado con el espacio. De chico, en la localidad bonaerense de Cañuelas, en su horizonte asomaba un futuro de tambero que torció gracias a su «ejercicio de persistencia», según desliza en la entrevista. Por eso decidió estudiar Ingeniería Espacial en Estados Unidos. Hoy se desempeña como director del Laboratorio de Vuelos Espaciales Tripulados de la Universidad de North Dakota y diseña los trajes espaciales de la NASA. En este peculiar rol de «sastre», De León tiene muchas cosas para contar.

«Un traje aeroespacial es una nave espacial en miniatura con forma humana«, arranca con su exposición. «Los costos, que son muy altos, incluyen gastos de mantenimiento y reparación», continúa. Enseguida puntualiza: «Pesan mucho, sobre todo por la mochila que tiene el soporte vital. Alrededor de 150 kilos en la Tierra, aunque en Marte, por ejemplo, ese número se reduciría a 50».

Los trajes espaciales son unisex, no específicos por género. «El espacio es igualitario. En este momento en la NASA hay cuatro trajes y los astronautas deben adaptarse a ellos», completa. Acto seguido, vuelve a sorprender cuando detalla que en su confección se emplean alrededor de 300 materiales: compuestos, aleaciones, telas, fibras especiales y siguen las firmas.

El investigador argentino, de 54 años, no duda de que llegará el día en que los terrícolas instalen viviendas en Marte. «El próximo paso consiste en establecer una base permanente en la Luna. Después se hará en los planetas y así nos iremos expandiendo por el Sistema Solar».

Se le pregunta, por mera curiosidad, cómo se hace para ir al baño en el espacio. De León, fiel a su especialidad, baja a la Tierra la explicación: «Antes solamente los hombres usaban estos trajes y se colocaba una especie de preservativo conectado a una botella. Ahora hay cada vez más mujeres que estudian carreras espaciales y se usan pañales de adultos».

Sobre el final de la conversación, De León detalla que actualmente se están cambiando los «sistemas constructivos» de los trajes espaciales con la «fabricación 3D» y «aditivos». ¿Se cansó del remanido chiste de que, a raíz de su trabajo, «está siempre en la Luna»? «Ya me acostumbré», dice en tono jocoso, y se despide de los oyentes.