CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El nuevo reclamo de familiares por el hundimiento del ARA San Juan

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– Luis Niz, padre de una de las 44 víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan, pidió este miércoles en CNN Radio que técnicos de Rusia y Estados Unidos «vengan a verificar qué pasó» durante la tragedia del buque argentino.

Niz, padre del cabo primero homónimo de 27 años, hizo su pedido en Café con Pepe tras observar las imágenes del submarino tomadas por un robot sobre los restos del buque hundido el 15 de noviembre de 2017 frente a la costa patagónica.

«Ojalá que el Congreso llame a Rusia y Estado Unidos y al que fabricó el ARA San Juan» para «que vengan los técnicos a verificar que pasó, para saber la verdad porque a nosotros nos pueden decir cualquier cosa», aseveró.

Los familiares de las víctimas del submarino pudieron ver las imágenes de los restos del buque en el Consejo de la Magistratura y a través de videoconferencias en 17 puntos del país por decisión de la jueza de Caleta Olivia, Marta Yañez, que llevó adelante la investigación por el hundimiento del buque de la Armada.

Fue «una tristeza total, está mi hijo» ahí. Fue «muy duro», dijo Niz sobre las imágenes.

Y agregó: «Me sorprendió ver el submarino destrozado, es la palabra, es duro, pero es la realidad, estaba destrozado completamente».

Además, Niz precisó que «el submarino tiene 52 metros de largo y quedó en 32 metros. La verdad fue horrible, feo, pero es la verdad. Estábamos viendo las imágenes llorando».

El padre del cabo primero Luis Niz dijo que alcanzó a observar una chaqueta, un bolso, un cajón de manzanas y tubos de oxígeno.

En este sentido, criticó el comportamiento de la jueza al afirmar que se escuchó su voz y «se estaba riendo. Quedamos sorprendidos todos».

«La jueza presentó las fotos, nada más, no se escucharon más palabras, la segunda palabra era risa y después nada más. Eso fue todo», indicó y agregó: «Ella estaba en el cuarto piso, nosotros en el tercero. Ni siquiera se animó a saludar a los familiares. No sé de que tiene miedo».