CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Según la UCA, aumentó la pobreza infantil

Por CNN Radio Argentina, Luis Majul

(CNN Radio Argentina) — Según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), en 2018 se sumaron a la pobreza 600.000 chicos de hasta 17 años.

El documento «Pobreza, derechos e infancias en la Argentina (2010-2018)» afirma que la cantidad de niños y jóvenes que son pobres por ingresos, pero que además tienen al menos una privación de derechos, son 4,7 millones en la Argentina. Es un aumento de 4,1% en un año.

Este lunes en La Tarde De CNN, Ianina Tuñón, investigadora Responsable del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA, aseguró que la pobreza infantil «aumentó entre 2017 y 2018 de 37,1 % a 41,2 %. Estamos hablando de niños doblemente pobres. Son pobres en ingreso y en el ejercicio de derecho».

Hoy hay 590.000 chicos indigentes.

«La pobreza de los niños debe medirse más allá de los ingresos y visualizar todas las carencias que hay en la población menor de la Argentina que se incrementaron sustancialmente en los últimos años», reflexionó la coordinadora de la investigación.

En el último año también aumentó la pobreza económica. Por otro lado, la dimensión de la alimentación fue la que más se incrementó.

La indigencia, medida también por el cruce entre una mirada monetaria y de privación de derechos, reflejó en un año una suba de un punto: pasó de 4,1% a 5,1%. Hoy hay 590.000 chicos indigentes.

En diálogo con Luis Majul, Tuñón aseguró: «En el último año también aumentó la pobreza económica. Por otro lado, la dimensión de la alimentación fue la que más se incrementó, hay un porcentaje de niños que experimentan inseguridades alimentarias. Las demás dimensiones se mantuvieron estables».

Tiene que ver también con que los grupos familiares se quedaron sin changas y no alcanza la Asignación Universal por Hijo.

La coordinadora de la investigación habló de los motivos por los cuales está dimensión se vio específicamente afectada: «En 2016 y 2017 se incrementó mucho la cantidad de niños que iban a comer a comedores escolares o comunitarios. Esto logró contener la inseguridad alimentaria pero este año ya no alcanzó. Tiene que ver también con que los grupos familiares se quedaron sin changas y no alcanza la Asignación Universal por Hijo».

«Este estudio es importante para hablar de las distintas dimensiones de la pobreza: salud, alimentación, educación entre otras», concluyó Tuñón.