CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Aprueban las pistolas eléctricas: «Se usa en 107 países y hace más de 20 años»

Por CNN Radio Argentina, Luis Majul

(CNN Radio Argentina) — El secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, habló sobre la aprobación del uso de pistolas eléctricas (táser) en aeropuertos, puertos y estaciones de trenes o colectivos: «Se les va a dar un uso para evitar la utilización de armas de fuego en grandes conglomeraciones de gente y que no haya terceros heridos».

«También se van a utilizar en grupos tácticos en caso de que haya un enfrentamiento donde la proporcionalidad de las heridas amerite algo más que un bastón y menos que un arma de fuego» agregó.

Más que un bastón y menos que un arma de fuego

El Boletín Oficial de Argentina publicó lo que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, venía promoviendo desde hace unos meses: «Se abrió una licitación y en algunos días vamos a saber qué empresa va a proveer de armas no letales al gobierno nacional».

Se usa en 107 países y hace más de 20 años

En La Tarde De CNN, el Secretario explicó en qué casos podría llegar a ser útil su implementación: «Por ejemplo, las irrupciones a las fincas de narcotraficantes son complicadas. Muchas veces hay que generar una inmovilización de un perro guardián o de alguien que hace campana para poder irrumpir sin generar ruido. Este arma lo permite».

En diálogo con Luis Majul, Burzaco aseguró: «Es un arma de corto alcance, de solo diez metros. Solo afecta a la persona en la que se use. Queda con los músculos abarrotados e inmovilizado por 2 minutos. Se usa en más de 100 países y hace más de 20 años.

¿Existen muertes por pistolas eléctricas?

Ante la consulta de Luis Majul, el Secratario explicó; «En menos del 1% hay casos mortales. Uno es producto de la caída, no producto del arma en si mismo. Otro de estos casos excepcionales son cuando la persona a la que se le aplica está rociada con nafta o muy pasada de droga».

Burzaco agregó: «El arma actúa con un principio distinto al de la picana. Solo afecta los nervios, por más de que la persona quiera correr no va a poder».