CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El lenguaje gestual de los seis candidatos

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– El primer debate presidencial del domingo por la noche dejó más interrogantes que propuestas, pero más allá de los discursos de cada uno de los candidatos todos dejaron un mensaje gestual bien marcado.

Para analizar este discurso oculto habló este lunes en CNN Radio el experto en comunicación no verbal Marcelo Sola, director de HCC Integral.

«Intentaron poner cara de póker, pero la cara de póker dura muy poco. Cuando te empezás a emocionar la cara de póker se va», dijo Sola en Café con Pepe.

Y agregó: «La pelea a veces es al revés. Uno intenta ganar la congruencia en el lenguaje. No quiere perder esa cordialidad a nivel corporal».

Pero «el cuerpo habla igual y se nota. Por eso se pierde esa realidad tiempo y espacio y el cuerpo se empieza a mover y empieza a perder esa seguridad corporal. Quiere aparentar algo que no tiene, como confianza, autoestima y quiere seducir».

Solá analizó entonces el comportamiento gestual caso por caso de los distintos candidatos y dejó estas «perlitas».

Alberto Fernández: «Tenés que tener en claro que con el dedo acusador variás el tono pero mirás a los ojos a la otra persona. Alberto Fernández lo acusaba con el dedo (a Mauricio Macri) y daba gestos marcados de desprecio» como diciendo ´no me interesa lo que están diciendo´. Hasta en algunos momentos noté que vino a dar clases. Está bien que quieras acusar a alguien, pero que lo mires a los ojos sería más ameno«.

Mauricio Macri: «Lo ví como nunca, mucho más seguro, mucho más confiable a la hora de hablar, mas confiado. No tuvo la duda permanente, lo vi con gestos muy marcados, como cuando haces alusión a algo. Hubo tensión corporal, pero lo vi cuidadoso en las palabras».

Roberto Lavagna: «Nos llamó la atención. Habitualmente habla muy bien. No habló mal, pero no salió de su eje. Por momentos estuvo tenso, con mucha muletilla. Lo ví muy cuidadoso».

Nicolás del Caño: «Me llamó mucho la atención que teniendo tanta experiencia lo vi muy nervioso y muy dubitativo. Parecía una persona que no entendía del tema. Una persona parpadea entre 15 a 20 veces por minuto. Del Caño trataba de no parpadear para aparecer mas seguro, pero así dilatas la pupila, te equivocás y largas mas muletillas al hablar».

Juan José Gómez Centurión: «Se notó muchísimo que no tenía cintura política para comunicar. Lo vi demasiado estructurado, improvisado, sabiendo que el tiempo era corto» siempre se pasaba o quedaba corto.

José Luis Epert: «No lo vi genuino y natural. Daba clases como Alberto Fernández. No lo vi suelto, desarmado, mirando con cierta agresividad y altanería».