CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

La suba de retenciones y su impacto: ¿el campo volverá a salir a las rutas?

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) — El aumento en las retenciones anunciado este sábado por el Gobierno a través del Boletín Oficial moviliza a la agroindustria. Voces de peso en el sector pasaron por el dial de CNN Radio y dialogaron con los conductores Martín Melo y Joaquín Pinasco sobre los alcances de la medida, a la espera de la reunión de urgencia convocada para este lunes por la Mesa de Enlace y mientras el presidente Alberto Fernández sostiene que no hay motivos de inquietud para el campo.

Enrique Sarthes, analista del mercado de granos y representante de Intagro S. A., señaló este domingo en el ciclo CNN Campo que en el sector «algunos protestan y otros hacen que protestan. Esperaban algo peor. Por ley, incluso, las retenciones podrían subir un poco más».

«La pregunta que se hacen los productores es: ¿en qué nivel de precios tomo ahora los valores?», agregó el experto, quien a la vez consideró sobre el cierre de registro de exportaciones: «Las solicitudes que se podrían presentar el lunes se harían en base a la situación del viernes. Con el nuevo índice, el martes declararán con las retenciones modificadas».

Algunos protestan y otros hacen que protestan, porque esperaban algo peor

«Luego del anuncio del Gobierno, la reacción de la dirigencia del campo ha sido negativa. Pero ellos estaban preparados para que las retenciones subieran un poco más. Pudo haber sido peor», aseguró Sarthes. Y ejemplificó: «En el caso del trigo nuevo, al 4 de diciembre hay 10,7 millones de toneladas en declaraciones juradas de venta al exterior. Si tomamos en cuenta el ciclo anterior, el mercado está nivelado».

Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de lndustria de Carnes (CICCRA), evaluó que el anuncio «no va a tener impacto en la exportación. El sector frigorífico esperaba un aumento más alto. Los exportadores toman esto como un aporte a las necesidades del país. No creo que tengan una actitud beligerante». Enseguida reforzó: «Estoy en General Alvear y no noto un clima de protesta nacional. Ni asamblea ni nada que se le parezca. El productor esperaba esto desde hace tres meses». Y coincidió con Sarthes: «Podría haber sido peor». De todos modos, advirtió: «El productor de carne está muy ajustado, sobre todo el de cría».

Una visión distinta expuso Eduardo Buzzi, ex presidente de la Federación Agraria Argentina y protagonista central del conflicto entre el gobierno kirchnerista y el agro en 2008: «El sector está obligado a desconfiar». En esa dirección, apuntó: «Un montón de productores se están autoconvocando. Hay asambleas por todas partes. Cayó mal el modo del anuncio. Estos muchachos se están equivocando en cómo ingresan en la gestión. Vuelven a manotear de la renta agropecuaria. A muchos productores no les van a cerrar los números. En esta situación crítica del país, el campo debería ser un aliado (para el Gobierno). A mí no me van a amordazar».

El sector agropecuario está obligado a desconfiar. Hay asambleas por todas partes

Buzzi fue procesado días atrás, al igual que otros dirigentes agropecuarios y la ex diputada Margarita Stolbizer, por una protesta contra la resolución 125 sobre las retenciones móviles que se desplegó en la ruta 9 durante la pulseada de 2008. «Espero el sobreseimiento: no hay delito», manifestó Buzzi, quien aludió a «la confiscación, el autoritarismo y el maltrato de Cristina y el kirchnerismo».

Matías de Velazco, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), y Daniel Kindebaluc, secretario de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro), plantearon el escenario que avizoran: «El aumento de las retenciones nos cayó como una pésima noticia y una muy mala señal. Habrá que escuchar a las bases. Hay una gran disconformidad», explicó Velazco.

Kindebaluc señaló: «En Entre Ríos ya se moviliza la gente. Estas medidas van hacia un achique. A muchos productores les va a costar seguir». El dirigente rural añadió: «Está todo caldeado. Nos preocupa cómo proceder sin que haya desmanes». Velazco, en tanto, se refirió a la posibilidad de que se produzcan protestas en rutas y ciudades: «No es que aprieto un botón y salimos todos. Hay un rumor creciente. Se va gestando el malhumor. En qué va a terminar esto, no lo sé. El Gobierno tiene que dar señales claras para favorecer la producción».

«El campo no soporta más presión impositiva. No queremos estar en las rutas, pero creo que esto va a ser complicado», deslizó Kindebaluc.

El campo no soporta más presión impositiva. Esto va a ser complicado

Este domingo, Alberto Fernández pidió al sector que «no se inquiete» porque «las retenciones por las que se generó este revuelo son las que existen. No estamos agregando retenciones». En declaraciones a Radio Mitre, el Presidente enfatizó: «Todos deben hacer un esfuerzo. Lo que estamos haciendo es dejar en pie las retenciones que puso Macri».

Según lo difundido por el Gobierno, las retenciones a los granos tendrán una alícuota del 12 por ciento en lugar de los 4 pesos por dólar exportado. La soja mantiene su base de 18 por ciento y queda con un gravamen por derecho de exportación del 30 por ciento. Hasta el viernes, con el mecanismo de 4 pesos por dólar se pagaban a razón de 6,5 por ciento para todos los granos y ese porcentaje más un 18 por ciento fijo para la soja, lo que llevaba el valor a 24,5 por ciento.

Los conductores de CNN Campo, por su parte, recordaron que, después de las PASO del 11 de agosto, Alberto Fernández «prometió diálogo a la Mesa de Enlace y dijo que todo se iba a consensuar. Sigue la caída en la producción, con números en zona de riesgo o escenarios de pérdida. Hay malestar por la forma en que se divulgó la suba de retenciones, sin consulta. No queremos que se vuelva a la confrontación», afirmaron a manera de deseo para que no se repita el largo contrapunto de 2008, durante el mandato de Cristina Kirchner, cuando el sector salió a las rutas a protestar por la resolución 125 sobre las retenciones móviles.