CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Emergencia económica: "No es una ley, es la base de un proyecto político"

Por CNN Radio Argentina, Nacho Girón

(CNN Radio Argentina) -- Gabriela Cerruti, diputada nacional del Frente de Todos, afirmó este sábado en CNN Radio que "el drama de la Argentina es la desigualdad, no la pobreza", a la vez que señaló que el eje del gobierno de Alberto Fernández apunta a "la redistribución y la búsqueda de la equidad".

Horas después de la aprobación en el Senado de la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, la legisladora expresó en el programa Digamos todo: "No es una ley, es la base de un proyecto político". Y definió que "aquellos que más reciben deben poner un poco más. Algunos van a perder privilegios".

Esta ley no le pide nada a la clase media

Cerruti, quien ha ejercido el periodismo, manifestó que "hay un cambio de paradigma" y que la emergencia económica se focaliza en que "todo el mundo tenga lo mínimo para vivir", al tiempo que enfatizó que "el 85 por ciento de los jubilados, que cobra entre 14.000 y 19.000 pesos, está bajo la línea de la pobreza".

"De algún lado tienen que salir los fondos" para enfrentar la situación, expuso Cerruti. "Acá se viene a cumplir con lo que se dijo en la campaña. El macrismo no empobreció a toda la Argentina: los ricos incementaron sus ganancias, mientras la clase media decayó y los pobres se volvieron más pobres. Esta ley no le pide nada a la clase media".

Acá se viene a cumplir con lo que se dijo en la campaña

Consultada por Nacho Girón y Nuria Am por los "gastos de la política", Cerruti expresó: "Me parece que todo el mundo exige que siempre (el que aporte) sea el otro. Y somos todos. La solidaridad no es solo llevar un juguete a un hospital o hacer una donación. No sé qué es 'la política'. Soy diputada, trabajo de diputada, gano bien y pago la mitad de mi sueldo en impuesto a las Ganancias. Si compro dólares, pago un 30 por ciento más, como cualquiera. Mi casa la compré con el sueldo de periodista. No existe 'la clase política'. Pagamos los mismos impuestos. Después, hay regímenes especiales con los que hay que terminar". Y aludió, en este sentido, a "judiciales y diplomáticos".