CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El campo protesta y sigue en guardia: ¿habrá un paro agropecuario?

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) -- Movilizaciones, protestas y tractorazos, como el reciente de Pergamino. Asambleas y preocupaciones. Y advertencias de promover, si la cuerda se sigue tensando, un paro nacional agropecuario. El campo está en guardia por la presión impositiva, que incluye aumentos en las retenciones, el inmobiliario rural e Ingresos Brutos en la Provincia de Buenos Aires, además de las tasas de red vial. En el programa CNN Campo, el conductor Martín Melo recogió testimonios de protagonistas del sector que coincidieron en la necesidad de aceitar el diálogo con el gobierno de Alberto Fernández en busca de respuestas y soluciones que, según argumentan, por ahora no llegan.

José Colombatto, presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (FARER), señaló que este viernes se desarrolló una asamblea en Villaguay con la participación de 600 productores y dirigentes de la Mesa de Enlace "para que escuchen a las bases". Colombatto avizoró que este año "será muy complejo" para el agro.

La asamblea de Villaguay reunió a 600 productores y a dirigentes de la Mesa de Enlace para que escuchen a las bases

"El productor pide medidas urgentes. En Entre Ríos es inviable producir. Las retenciones incluso pasarían a un segundo plano: se está más pendiente del inmobiliario y los Ingresos Brutos", agregó. Y resumió: "El productor está cansado de sentarse a la mesa a dialogar y no mejorar en nada. Esperamos resoluciones concretas del Gobierno. En la asamblea de Villaguay se planteó que los políticos también se sacrifiquen. Ellos recurren al sector agropecuario para tapar sus macanas. Nos toman el pelo pensando en sus bolsillos y siempre sacan de la misma olla".

Horacio Salaverri, tesorero de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), aseguró que el sábado próximo, en una nueva asamblea en Pergamino, se debatirá acerca del "ahogo financiero y tributario para el productor, que está malhumorado. Vamos a establecer las acciones a seguir para ponerle un límite a la voracidad fiscal".

Salaverri subrayó que "si el diálogo con las entidades se torna estéril, será el momento de pasar a la acción directa. Por ejemplo, con un cese de comercialización por 48 horas". Y deslizó que "no hubo ningún tipo de acercamiento" con el gobierno bonaerense tras la aprobación con modificaciones del paquete impositivo impulsado por Axel Kicillof.

Los productores tienen ganas de protestar y su enojo es genuino

"Hacía mucho que no vivíamos un comienzo de año tan convulsionado para el agro. Los productores tienen ganas de protestar y su enojo es genuino porque se sienten defraudados", afirmó por su parte el periodista especializado Matías Longoni. "Se les dice que quieren dialogar y aumentan la presión impositiva. Es grave que toda la política agropecuaria gire en derredor de otros y no de los productores, cuyos márgenes son estrechos y a veces negativos", reforzó.

Según Longoni, "nadie es solidario con los productores y en cambio se instaló la idea de que ellos no son solidarios. Entonces se les van de las manos a los propios dirigentes agropecuarios".

Cuando se necesita nos pegan un manotazo. Cada vez aportamos más, pero los argentinos no estamos bien

En términos de retenciones, señaló el periodista, "hay una transferencia de 141 millones de dólares. Esas retenciones tratan al chico y al grande de igual modo. Se está jugando con fuego. El chacarero es un actor central de la economía".

Durante el programa se destacó que el tractorazo de días atrás en Pergamino "fue espontáneo" y que "los pequeños productores se pusieron al frente de la protesta". En esa línea, Néstor Roulet, productor agropecuario cordobés y ex secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria, evaluó: "Cada vez aportamos más y los argentinos igualmente no estamos bien. Cuando se necesita nos pegan un manotazo. De nada ha servido el esfuerzo, porque la política despilfarró esa plata. La confiscación es muy grande".

Algo no cierra, sintetizaron los entrevistados. "El reclamo va más allá de la presión impositiva", redondeó Melo.