CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Una pelea sindical, el origen de un nuevo paro de más de 50 líneas de colectivos

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– Un paro de 24 horas de más de 50 líneas de colectivos de la empresa Dota causa numerosos perjuicios a los usuarios en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano en el marco de una interna que atraviesa la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

En ese marco, el titular del gremio, Roberto Fernández, dijo este martes en CNN Radio que «el 80 por ciento de los trabajadores» del sector «está trabajando normalmente» y acusó de «complicidad» a la mencionada compañía de transporte con un sector disidente sindical que impulsa la protesta.

El gremialista contó que le pidió al gobierno «garantías de trabajo» pero afirmó que «mucha gente fue a trabajar y se encontró con la empresa con el portón cerrado, lo que es sospechoso».

Además, dijo que además hubo otras situaciones como «dejar desinfladas las gomas de los coches de adelante para que no pueden sacar los coches de atrás» y precisó: «Hay un montón de actitudes que es responsabilidad de la empresa. Esto no tendría que haber sucedido«.

La medida de fuerza comenzó a la primera hora de este martes y se extenderá durante todo el día promovida por un sector disidente de la UTA que en diciembre protagonizó incidentes en la sede gremial en el marco de una paralización del servicio. Se estima que más de 50 líneas de colectivos de la empresa Dota están de paro.

Fernández reconoció que desde el gremio están «preocupados» por la situación que están viviendo los trabajadores del transporte y señaló que «el origen del conflicto está en un grupo de compañeros» que piensan que «está todo mal y han tomado algunas actitudes de un paro ilegal».

«La organización no ha decretado ningún paro. Han tomado una empresa y el 16 de diciembre han hecho la barbaridad de romper la sede» sindical, indicó.

Para el líder gremial, «están también teniendo actitudes violentas coartando la libertad de trabajo de muchos compañeros. El gremio no avala ninguna medida de fuerza y después tomaremos acciones contra este tipo de gente», aseveró.

El dirigente disidente Miguel Bustinduy dijo que la medida de fuerza fue convocada en reclamo por el 50% de pérdida de poder adquisitivo que, según reclamó, sufrió el sector durante el gobierno de Mauricio Macri.

Según Bustinduy, la huelga fue anunciada además ante el incumplimiento por parte de los dueños de colectivos en el pago del decreto de aumento salarial de 4.000 pesos para los trabajadores del sector privado.

«Un capricho»

En su diálogo con Pepe Gil Vidal y su equipo, Fernández dijo que «ellos no están conformes» con el acuerdo alcanzado en las paritarias del sector y afirmó que «si la organización saca 10 (pesos) ellos piden 20».

Y añadió: «Es buscar el conflicto por el conflicto mismo. Estos compañeros no saben que detrás están los usuarios y los propios trabajadores que están perdiendo su jornada de trabajo por una actitud de capricho que tienen estos señores».

El sindicalista aseguró que «está claro que quieren tomar el gremio» y señaló que «esto está en la justicia».

Fernández indicó que no tiene la culpa que la justicia les haya impedido a los sindicalistas disidentes presentarse en las últimas elecciones del gremio y precisó en ese sentido que «la culpa es de ellos. Yo he cumplido con todas las normas«, apuntó.

«Nadie puede arrogarse la representación cuando su accionar es contrario a los estatutos», insistió.