CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El arzobispo de Mar del Plata y el crimen de Fernando Báez Sosa

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– El obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, dijo este miércoles en CNN Radio que el mensaje de los padres de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en Villa Gesell, «es un testimonio para todas nuestra Patria» sobre «cómo se puede pedir verdad y justicia en un marco de pacificación».

«El pedido de verdad y justicia no va de la mano de una actitud de violencia, que a veces es una tentación: devolver mal por mal y violencia por violencia», sostuvo el religioso en Café con Pepe.

Y añadió: «Si caemos en esta tentación, caemos en un círculo vicioso del que no vamos a salir».

Mestre celebró el martes una misa en Villa Gesell para rezar por el joven asesinado el 18 de enero en esa localidad balnearia bonaerense por un grupo de rugbiers, al mismo tiempo que se realizaba un acto ante el Congreso para reclamar justicia.

Para el obispo, el reclamo de justicia hecho por los padres del joven asesinado, Silvano Báez y Graciela Sosa, afirmando que no quieren inocentes detenidos, es un ejemplo para la sociedad. «Es un testimonio para todas nuestra Patria» sobre «cómo se puede pedir verdad y justicia en un marco de pacificación».

Mestre dijo que durante la misa le sorprendió «muchísimo la situación de respeto» y señaló que se congregaron tanto creyentes como no creyentes en medio de «un clima de silencio y oración. En algunos momentos estallaron en un aplauso fuerte hasta la bendición de esa especie de santuario que se ha generado alrededor del árbol donde fue asesinado Fernando», apuntó.

«Un problema social profundo»

Sobre los motivos de este fenómeno creciente de violencia entre los jóvenes, Mestre dijo que «es un problema social profundo».

«Partimos de una base donde la virulencia se nota en las cuestiones cotidianas, en el tránsito, en la cola del supermercado. Esa virulencia lamentablemente se transforma en situaciones de violencia y en algunos casos se expresa en estas situaciones que quedan más visibles», indicó.

Para Mestre, «tiene que haber un antes y un después» del crimen de Fernando. «El testimonio de sus papás tiene que ayudar a pensar y cada uno tenemos que construir esto de lo que hablaba en Papa de ser artesanos de la paz».