CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Emergencia hídrica en el Chaco: la desolación de los productores

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– Las intensas precipitaciones caídas en los últimos días en el Chaco, con registros de hasta 400 milímetros de lluvias en algunas zonas, obligaron a declarar la emergencia hídrica por 30 días en la provincia y causaron «una desolación muy grande» entre los productores.

Luis Devoto, productor de la localidad chaqueña de Gancedo, dijo este miércoles en CNN Radio que este «fue un fenómeno que no esperábamos» y señaló que «fue algo inusual» que provocó enormes daños en la zona.

«La lluvia fue de 340 milímetros. En el campo (de su propiedad) se rebalsó el medidor pluviométrico. Como mínimo fueron 250 milímetros para arriba, seguro. Ante tanta agua los pluviómetros rebalsaron. Se habla incluso de hasta 400 milímetros» en algunas zonas de la provincia, indicó.

Devoto dijo que «nunca hubo semejante cantidad de milimetraje y de golpe» y afirmó que con la emergencia hídrica «por el momento no se ve ningún resultado».

«Las obras no se realizan. Es preocupante. En Charata y Las Breñas hay productores que el año pasado perdieron todo. No sé cómo hacen para seguir. Hay gente que perdió el 100 por ciento de la cosecha», aseveró.

Devoto dijo que «en los últimos años acá no se ha hecho nada» y precisó que solo se hicieron «promesas».

«Se vive prometiendo lo que se va a hacer, pasa la lluvia y no se hace nada», aseguró.

Además, aseguró que «los caminos están totalmente destruidos» y detalló que «la desolación es muy grande».

«Uno se sacrifica, vivimos en pueblos que son pobres. La educación y salud es un tema muy grave. Lo nuestro acá en el norte se hace cada vez mas inviable» con el tema de las retenciones. «De esta manera no podemos continuar mas produciendo. Esa es la realidad».