CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

La odisea del médico platense que está en cuarentena por el coronavirus

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) — Eduardo Ferraresi y su esposa Diana, ambos médicos oriundos de La Plata, se encuentran cumpliendo cuarentena en su casa para prevenir un posible contagio por el coronavirus, tras volver de un crucero por Asia que amarró en Camboya.

En el programa Al fin y al Cabo, con la conducción de Nuria Am y Adrián Puente, el médico platense describió cómo fue que la cronología desde que llegó hasta que le informaron que debía permanecer en su hogar.

“El hombre llegó el sábado 15 de febrero a Ezeiza en un avión que había hecho escala en Qatar y San Pablo. “Lo llamativo es que desde un hospital de La Plata salieron a decir que había quebrado el aislamiento. Eso es totalmente falso Estuve cuatro días en Argentina y no me habían dicho nada”, contó.

Y agregó: “Nos hubiera esperado alguien (al llegar al país) y se resolvía todo. Ahora lo sorpresivo es que nos encerraron a mí y mi mujer en mi casa. Pero, qué pasa si alguno de los dos teníamos algo. Nos íbamos a infectar entre nosotros”.

“Estamos perfectos”, explicó en CNN Radio, en tanto que confirmó que en ningún momento presentaron alguno de los síntomas posibles que podrían indicar el contagio de la enfermedad que está causando cada vez más muertes en todo el mundo.

La complicación, según contó Ferraresi, se originó cuando debían partir de Hong Kong. «Como ya estaba dando vueltas lo del coronavirus, el capitán no dejó subir al barco a aquellos que hubieran estado en los últimos 14 días en China, salvo Hong Kong y otra ciudad», recordó.

Tras recibir la prohibición en otros destinos como Japón y Corea del Sur, el barco se dirigió a Bangkok, en Tailandia. Desde allí estaba programado el nuevo vuelo de retorno a la Argentina, pero tampoco fue posible.

Luego, en Camboya, los recibió una comitiva oficial, donde un avión los llevó a Qatar. De Qatar, a San Pablo. Y de San Pablo, finalmente, a Buenos Aires.