CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Coronavirus: cómo afronta el agro los estragos que causa la pandemia

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) — La actividad agropecuaria no está exenta de los estragos por la pandemia de coronavirus. Este domingo, en CNN Radio, el economista Juan Manuel Garzón, de la Fundación Mediterránea, expresó desde Córdoba que se empezarán a producir «problemas en la colocación de productos, sobre todo los que dependen de la exportación», a la vez que, según avizoró, «en el mercado interno la situación será dispar».

En el programa CNN Campo, con la conducción de Martín Melo y Joaquín Pinasco, Garzón señaló que «algunos van a estar en mejores condiciones que otros», dependiendo de la volatilidad de los canales de comercialización, que puede provocar que haya empresas que «se vengan abajo». El desafío de las compañías, por lo tanto, consiste en «ir leyendo cómo se van dando los cambios», estimó. «Van a crecer mucho las ventas electrónicas y el delivery. Los que se adapten más rápido sufrirán menos», agregó.

«Quizá los commodities puedan defender mejor los precios, en la medida en que se confirme la recuperación de China», evaluó. «Estamos viendo que en leche en polvo y frutas se está sintiendo el perjuicio», especialmente por la logística sofisticada que requieren, agrietada por «la reducción del transporte y la falta de operarios», afirmó, al tiempo que subrayó que «la soja nos puede dar algo de respiro».

El desafío de las empresas consiste en ir leyendo cómo se van dando los cambios

Para el segundo trimestre, «el pronóstico es de caída de los grandes bloques económicos mundiales. Para el agro, que es mucho más que la soja, la situación será tan compleja y difícil como en otros sectores», dijo. Y reforzó: «Necesitamos un comercio global fluido, sin barreras a los productos importados».

Pablo Vernengo, director ejecutivo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), expuso que para las cosechas «hay pocos trabajadores. Los que migraban desde el Norte volvieron a sus pagos. Desde las pymes nos responsabilizamos en asegurar la salubridad de los trabajadores rurales. La CAME apunta a que no se rompa la cadena de pagos. El cierre de los bancos es un problema». Enseguida acotó: «Se está trasladando la mercadería primaria que surge de las economías regionales para que esté al alcance de hipermercados y almacenes», de modo de «abastecer a la población».

Se está trasladando la mercadería primaria que surge de las economías regionales para abastecer a la población

El empresario frigorífico Daniel Urcia manifestó que «en nuestra industria estamos tomando medidas de prevención como mejorar la higiene y adoptar recaudos como el uso de barbijos y guantes. En los frigoríficos verificamos la temperatura del personal y de los clientes. Tratamos de que los empelados vengan a trabajar en vehículos individuales. Hoy podemos decir que no hay problemas de abastecimiento».

Marcelo Mc Grech, gerente de la banca agropecuaria del Banco Galicia, explicó que «en este momento vemos que la decisión de apostar a las herramientas digitales en los últimos años ha sido acertada. Los ejecutivos están operando desde sus casas. El parate por la pandemia aceleró el uso de estas tecnologías».

El parate por la pandemia aceleró el uso de tecnologías digitales

El especialista en temas ganaderos Carlos Bodanza aseveró que «las jornadas transitan con calma» en el Mercado de Hacienda de Liniers y que «los operadores adelantaron sus compras el viernes, con precios por encima de lo normal».

Carlos Etchepare, analista del mercado de granos, mostró su «preocupación» por lo que pase en la Argentina en los próximos meses. «Será clave la soja. Pero Vaca Muerta, por los precios del petróleo, está muerta. Y todas las miradas estarán puestas en el campo, castigado por el clima y la política. La Argentina es un país pobre, con limitaciones». De todos modos, sopesó, «el mundo no va a dejar de comer. Para nosotros es importante la ganadería. Ojalá el Gobierno se dé cuenta y apoye».