CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Galerías

Lo que sabemos a dos meses del caso Ayotzinapa

Por CNN en Español

Por Mauricio Torres

CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — La desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, cumple dos meses este miércoles, mientras las autoridades mexicanas esperan resultados que corroboren si restos hallados corresponden o no a los jóvenes, sus padres exigen que se mantenga su búsqueda y ciudadanos salen a las calles para demandar justicia en este caso.

Todo esto ocurre, además, al tiempo que se registran algunos hechos de violencia en las manifestaciones y que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto alista medidas para evitar que casos similares vuelvan a suceder, según han adelantado funcionarios y legisladores.

Fotos: Estos son los 43 desaparecidos

A continuación te presentamos 10 puntos que sintetizan el desarrollo de este caso, que no sólo ha captado la atención dentro de México, sino de parte de otros países y de organismos internacionales.

1. La versión oficial

publicidad

La Procuraduría General de la República (PGR) informó el 7 de noviembre que sus investigaciones —basadas en las confesiones de tres presuntos delincuentes y en trabajo de campo— apuntan a que los 43 normalistas fueron asesinados el 26 de septiembre pasado por el grupo delictivo Guerreros Unidos, que posteriormente quemó los cadáveres.

A decir de la dependencia, el asesinato ocurrió apenas horas después de que policías del municipio de Iguala atacaran y capturaran a los estudiantes, para entregarlos a Guerreros Unidos con apoyo de la policía de Cocula.

Según la PGR, el ataque —en el que murieron seis personas, entre ellas tres normalistas— fue ordenado por el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, señalado como operador de Guerreros Unidos y quien con esa orden presuntamente buscaba evitar que los jóvenes protestaran en un evento de su esposa, María de los Ángeles Pineda.

La PGR afirma que los restos calcinados de los estudiantes fueron hallados por fuerzas federales en el municipio de Cocula, en un sitio indicado por las personas detenidas que declararon haber participado en el crimen.

2. La desconfianza de las familias

Los padres de los normalistas, sin embargo, dudan de la versión de la PGR. Entre otras cosas, argumentan que las investigaciones de la dependencia no han sido transparentes, que se ha obstaculizado el trabajo de los expertos independientes convocados por ellos y, en resumen, que no hay "pruebas irrefutables" sobre la muerte de sus hijos.

Felipe de la Cruz, vocero de los familiares, incluso acusa al gobierno federal de buscar "cerrar el caso" con esta explicación.

3. Estudios y búsquedas

Ante la falta de resultados concluyentes, las familias exigen que las autoridades mantengan la búsqueda de los normalistas, alumnos de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos, ubicada en el municipio guerrerense de Tixtla.

El titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, afirmó el 7 de noviembre que así será, puesto que los estudiantes seguirán en calidad de desaparecidos hasta que existan elementos para catalogarlos de otra forma.

Dentro de ese contexto, la PGR envió a la Universidad de Innsbruck, en Austria, los restos calcinados hallados en Cocula, para que a través de pruebas de ADN se determine si corresponden o no a los jóvenes de Ayotzinapa. Cuestionado por la prensa, Murillo Karam ha dicho que este proceso puede tomar semanas.

4. La reacción mundial

El caso Ayotzinapa ha generado numerosas reacciones en el ámbito internacional. En octubre, por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) expresó su preocupación por la desaparición de los normalistas y llamó a México a realizar una investigación profunda que permita castigar a los responsables.

A este exhorto se han sumado, entre otros, el Parlamento Europeo, el gobierno de Estados Unidos y el de Uruguay, cuyo presidente, José Mujica, recientemente causó molestia entre autoridades mexicanas, al declarar a la revista Foreign Affairs que las instituciones de México dan la impresión de estar "carcomidas" y de pertenecer a un "Estado fallido".

Debido a estas declaraciones, la cancillería mexicana citó al embajador uruguayo, en tanto Mujica aclaró que México no es un "Estado fallido", sino que tiene "cimientos" que "están por encima de sus vicisitudes de hoy".

Además, mexicanos en distintas ciudades del mundo —como Washington, Nueva York, Buenos Aires, Madrid, Barcelona, Londres, Innsbruck o Brisbane— también han realizado protestas para demandar el esclarecimiento del crimen.

5. La reacción en México

Dentro de México, el caso ha derivado en decenas de protestas, principalmente en ciudades de Guerrero y en el Distrito Federal.

En Guerrero, normalistas, familiares de los jóvenes desaparecidos y profesores de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) han marchado y tomado edificios públicos en Iguala y en Chilpancingo, la capital estatal.

Mientras tanto, en el Distrito Federal se han realizado cuatro megamarchas —el 8 y el 22 de octubre, y el 5 y el 20 de noviembre—, así como otras manifestaciones más pequeñas en lugares como la sede de la PGR y la explanada del palacio de Bellas Artes.

ARTÍCULO COMPLETO EN CNNMÉXICO.COM