CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas en Estados Unidos

Verificaciones de antecedentes del FBI para compra de armas alcanzan un nuevo récord en junio

Por Josh Campbell

(CNN) — Cada vez más estadounidenses parecen estar armándose tras un mes de temores continuos por la mortal pandemia de coronavirus y de imágenes de algunos manifestantes causando daños tras intervenir en protestas pacíficas que exigen justicia racial.

El FBI realizó más de 3,9 millones de verificaciones de antecedentes asociadas con la venta, transferencia o autorización de armas de fuego en junio, lo que lo convierte en el mes récord de verificaciones de antecedentes desde que la oficina comenzó a generar estadísticas en 1998, según nuevos datos publicados el miércoles por la agencia.

En comparación, el buró había realizado 2,3 millones de controles en junio de 2019. Las cifras publicadas de junio también sobrepasan el récord anterior establecido en marzo de 2020, cuando la oficina realizó 3,7 millones de controles.

Los estados donde se hizo el mayor número de verificaciones de antecedentes fueron Illinois, Kentucky, Texas, Florida y California.

Según la legislación de Estados Unidos, los vendedores de armas con licencia federal deben realizar verificaciones de cada comprador, tanto si la adquisición se hace en una tienda como en una exhibición de armas. Un comprador presenta su identificación al vendedor, llena un formulario de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos –en el que registra la edad, dirección, raza y cualquier historial criminal–, y luego el vendedor envía la información al FBI para que se verifique en las bases de datos y se garantice que los antecedentes penales no impiden la compra.

Como CNN había informado anteriormente, el reciente aumento en las verificaciones de antecedentes de armas de fuego desde el comienzo del año coincide en gran medida con la mortal pandemia de coronavirus, que ha provocado cientos de miles de muertes en todo el mundo y varias órdenes de confinamiento emitidas por gobiernos municipales, estatales y federales.

En el mes de junio, el país también fue testigo de disturbios luego de la muerte de George Floyd a manos de agentes de policía en Minneapolis, en los que algunos individuos incendiaron instalaciones policiales, destruyeron edificios y saquearon establecimientos comerciales.

Así cayeron grandes ciudades en EE.UU. bajo toque de queda 2:38

Si bien la abrumadora cantidad de protestas que pedían justicia racial después de la muerte de Floyd fueron pacíficas, el daño causado por los manifestantes hizo que los funcionarios del gobierno de todo el país optaran por una demostración de fuerza de la policía y, en algunos casos, llamaran a miembros de la Guardia Nacional para patrullar las calles estadounidenses.

No es raro que se registre un número alto de verificaciones de antecedentes de armas de fuego por parte del FBI tras incidentes de carácter nacional. En 2012, la policía federal observó un aumento del 39% en las verificaciones de antecedentes para transferencia de armas de fuego durante el mes del tiroteo mortal en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en comparación con el mes anterior. Del mismo modo, el FBI registró un aumento del 48% en las verificaciones de antecedentes en el mes del ataque terrorista de 2015 en San Bernardino, California, en comparación con el mes anterior.

Tras las cifras récord de marzo, un funcionario de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) —una de las organizaciones a favor del derecho de portar armas más grandes del país— dijo que las preocupaciones sobre la seguridad personal durante la pandemia de coronavirus son probablemente un factor clave en el aumento de las verificaciones de antecedentes del FBI .

Covid-19: la peor semana para EE.UU. 0:30

«Las ventas de armas de fuego aumentan en tiempos de incertidumbre porque los estadounidenses saben que su seguridad está en última instancia en sus propias manos», dijo la portavoz de la NRA, Amy Hunter, en un comunicado a CNN.

Los que piden un mayor control de armas no están de acuerdo.

«Es comprensible que muchos estadounidenses tengan miedo y busquen seguridad en el momento de la pandemia de covid-19», dijo a CNN Kris Brown, presidenta de la organización de prevención de la violencia por uso de armas Brady. «Sin embargo, sabemos que la retórica presentada por la NRA y la industria de la armas, de que la compra de un arma es una forma de garantizar la seguridad sin riesgos, es falsa y conduce a resultados trágicos todos los días», agregó.